Follow by Email

domingo, 10 de abril de 2016

El Brief de Frank Semana 15

Fracasan Proyectos Fomilenio I.
En el EDH se resume así: las autoridades actuales dicen que los beneficiarios de los préstamos, propietarios de los proyectos, sufrieron las consecuencias de un "error de diseño" del Fomilenio I. Es decir, es "culpa de los 20 años..." ya saben de quién. Sin embargo, hoy por hoy, no quieren ayudarles. Alba Alimentos les dice que no, Lorenzana les dice que no. Sólo los afines al gobierno están teniendo ayuda. Estas son las lecciones aprendidas de trabajar con el Estado: es un Caballo de Troya de las cúpulas políticas en el poder, atendiendo a sus clientes, no a los ciudadanos que trabajan, por el momento. Atentos los de Fomilenio II, el "león no es como lopintan".


 FGR resguardará lo incautado en Mossack Fonseca SV
Los #PanamáPapers es, sin duda, la mayor fuga de documentos reservados a la que ha tenido acceso el público en toda la historia. ¿Son legales o ilegales las sociedades offshore? Depende de para qué se usen como dice El País. Crear empresas Offshore es legal y tiene motivaciones legítimas, en muchos casos. En otras ocasiones -es cierto- este tipo de empresas sirven para ocultar a las autoridades el rastro de un dinero procedente de la corrupción política y el crimen organizado. Los periodistas no distinguen en su dossier qué empresas son legítimas y cuáles no; además, no afirman que alguno de los periodistas usó la piratería para obtener los documentos, por lo que se da la paradoja de que para denunciar a los saqueadores, se ha tenido que hacer uso del saqueo, como dice Actuall. En El Salvador hay 33 nombres de salvadoreños en más de 200 empresas. La FGR tiene mucho por deshilvanar, es decir, quitar el hilo y lo vano. 


La impresionante experiencia de una exenfermera de Planned Parenthood, Patricia Sandoval.
La de esta semana no es una historia cualquiera. Ni el video que te enlazamos es un video más, dicen los de Actuall en su historia de la Semana.
 Patricia Sandoval, a quien entrevistó Tamara García Yuste, es una joven mexicana que tuvo tres abortos, sabe de lo que habla. La suya no es la típica teórica desde un púlpito incontaminado. Sabe lo que es una clínica abortista, porque ella fue enfermera de Planned Parenthood, y todo lo que conlleva: los fetos en la basura, el ritmo frenético de practicar abortos cada cinco minutos para no perder dinero, la prohibición de decir "bebé" o "feto" y su sustitución por "saco de células", el miedo y la vergüenza de las embarazadas, la codicia de los médicos de la muerte. Y también la terrible huella que esta modalidad de asesinato deja en la madre que ha abortado.